En este ultimo post me di a la tarea de enumerar algunos prototipo de personas vendedora con las que me he topado e identificado en los años que tengo realizando esta actividad, y como debería ser su manejo, busco con esto incentivar la creatividad y el profesionalismo, ya que de su buen trato dependerá en gran medida el éxito en la venta, este articulo nace de la inspiración al leer el libro “captación de propiedades y de clientes” de la editorial brediciones Argentina.


EL CLIENTE DESORDENADO: es el típico cliente que no sabe donde dejo los documentos se le pregunta y nunca se acuerda, quiere dejar todo para el momento final de la venta, parece no darle importancia al proceso de negociación que se avecina.

Recomendación: coméntele de forma Cortez la consecuencia de su descuido ya que puede perder una excelente propuesta, al no tener los papeles a la mano, aconséjele que arme una carpeta con la documentación.

EL CLIENTE SABELOTODO: es de los que nos quiere dar una clase magistral de cómo se hacer las cosas, dice conocer de todo, es ingeniero, arquitecto, abogado, y de cuanta profesión se le atraviese, conoce al dedillo su propiedad y sus ventajas, realmente su deseo por impresionarnos es continuo, desea dejarnos la impresión que no va a hacer fácil sorprenderlo y que espera mucho de nosotros.

Recomendación: trate de no llevarle la contraria, déjelo hablar, hágale creer que tiene la razón en lo que dice, nosotros somos los que vivimos de este negocio.

EL CLIENTE ENTROMETIDO: es aquel que normalmente vive en la propiedad en venta y buscara el momento de intervenir mientras mostramos la casa, puede ser muy imprudente sino lo sabemos manejar ya que entorpecerá la negociación por hablar demás y sobre todo si toca el tema de precios.

Recomendación: pedirle muy cortésmente que si el cliente comprador le pide el precio de venta lo transfiera con nosotros esto para evitar una oferta muy baja.

EL DESESPERADO: es un cliente agónico su situación económica no es la mejor y nos lo estará recordando en todo momento, su urgencia en vender es su mayor característica, puede causarnos mucho stress sino sabemos manejarlo

EL OPORTUNISTA POR SU UBICACIÓN: es un tipo de cliente muy difícil ya que intentara vender su propiedad muy por encima de los precios de mercado, aprovechando que su propiedad tiene algunas ventajas como ubicación.

Recomendación: este tipo de cliente solo le venderemos si logramos convencerlo de que ajuste el precio lo más real a lo que el mercado está dispuesto a dar.

EL CLIENTE EGOÍSTA: se niega a dar su propiedad en venta ya que piensa que lo puede hacer solo y que se ahorrara la comisión, posiblemente comenzó a gestionar la venta teniendo muchos interesados.

EL CLIENTE INDECISO: normalmente este cliente no sabe a ciencia cierta si quiere vender o no, unos días amanece muy entusiasmado otros días lo vemos desencantado, podrá aparecer un buen cliente comprador y seguirá dudando si la decisión que va a tomar es la mejor.

Recomendación: muy seguramente será usted el que tome la decisión final en la venta, es transcendente que poseas buenos argumentos para ese momento.

EL CLIENTE GRUÑÓN: por todo se queja nada lo satisface, es muy exigente y en cuanto le demos la oportunidad criticara lo que venimos haciendo, nos hará pasar muy malos momentos nunca nada le parecerá bien.

Recomendación: manténgalo informado de cuanta gestión haga con su propiedad y si persiste en su mal trato dese el gusto de dejarlo a un lado.

EL CLIENTE INSOPORTABLE: no nos dejara hacer nuestro trabajo en paz, nos llamara incansablemente si puede varias veces al día, hasta el borde de que estemos a punta de colapsar.

LOS CLIENTES HEREDEROS: los clasifico dentro de los desesperados, este tipo de clientes son bien difíciles primero porque toca poner a todos los herederos de acuerdo, y en vez de tener un cliente vendedor tienes varios simultáneamente que te estarán presionado, ya que desean hacer el reparto de la venta a la brevedad.

EL CLIENTE SOBRADO: es de los clientes que todo lo que están vendiendo le parece caro menos su propiedad ya que según él, la construyo con el sudor de la frente.

LOS CLIENTES DIVORCIADOS: es una parte importante del mercado sin ellos nuestro mercado fuera más lento, es necesario manejarlos con sutileza ya que normalmente la propiedad es el activo más alto que tienen que repartirse.

EL MIEDOSO: es el tipo de cliente que tiene miedo de mostrar la propiedad por temor a que lo asalten, no le gusta tratar con desconocidos, ni mucho menos sentir su privacidad invadida, será difícil de tratar si no se le hacen ver las cosas y que sin su colaboración va a ser imposible venderla.



Todavía faltan prototipos te ánimos a que si conoces alguno los comentes en la parte inferior de comentarios.

Visitas: 207

Etiquetas: capacitacion

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social de Profesionales de Real Estate e Inmobiliarias para agregar comentarios!

Participar en Red Social de Profesionales de Real Estate e Inmobiliarias

ANUNCIOS