El millonario instantáneo Una historia de sabiduría y riqueza por Mark Fisher

Al contrario de lo que comúnmente creemos, el éxito y la riqueza no son tanto el resultado de un plan racionalmente concebido, cuanto el producto de cultivar una actitud positiva ante la vida. Aunque no podemos prescindir totalmente de la razón, esta es tan sólo un instrumento más para lograr nuestros fines.
Así pues, el secreto del éxito financiero yace, primordialmente, en la puesta en práctica de un método sencillo de autosugestión, que nos permita convertir nuestros anhelos en un programa de vida. En este sentido, debemos recordar constantemente a nuestro subconsciente cuál es nuestra meta, con el fin de que trabaje sin descanso en la consecución de la misma.
En el presente texto, el autor nos brinda los rudimentos de dicho método, en la forma de seis principios capaces de allanarnos el camino hacia la prosperidad.
Principio 1: Escribir las metas
La mayoría de las personas siente temor de pedir algo. Por lo general, lanzan indirectas o son poco insistentes. En cambio, los creadores de riquezas saben exactamente lo que están buscando, pues han escrito de un modo claro y distinto cuáles son sus metas. Entienden que hay una relación directa entre lo que
piensan y lo que hacen.
Quienquiera que no sea capaz de pensar que se pueda hacer rico seguramente nunca lo será. Es preciso primero pensar que es posible y, luego, procurarlo apasionadamente.
Algunas de las excusas más comunes que la gente esgrime con respecto a su incapacidad para hacerse rica son:
1. Tiempo insuficiente: que una persona gane 500 dólares por 40 horas de trabajo a la semana no significa que quien gana 500.000 dólares trabaje 400 horas a la semana. Nadie puede establecer el valor del tiempo ajeno sin permiso. Si desea ganar más, simplemente confiérale mayor valor a su trabajo.
2. Escasez de dinero: desde tiempos inmemoriales, los ricos han amasado sus fortunas con dinero ajeno. Aquel que quiequiera hacer dinero de verdad siempre encontrará lo necesario para comenzar.
3. Esperando las mejores condiciones: las circunstancias externas (emocionales, sociales o profesionales) son un espejo de los propios pensamientos. Todo en la vida es una cuestión de actitud. Sólo aquellos con una mente uniformada se apegarán a la opinión común según la cual los factores externos juegan un papel preponderante en la vida.
4. Ser precavido: si quiere ser exitoso en la vida, asegúrese de que no tiene salida. Cuando se está contra la pared o se cierran todas las salidas nos vemos obligados a aprovechar todas nuestras potencialidades internas. Desear con todo el corazón que algo suceda desatará enormes fuerzas creativas.
La cautela puede ayudarnos a evitar ciertos errores, pero, gracias a esta podemos perder muy buenas oportunidades.
El secreto de la creación de riquezas es tan sencillo que mucha gente no lo puede aceptar. Es preciso escribir la suma de dinero que se desea obtener, con el doble fin de:
1.- Establecer una meta determinada.
2.- Recordar constantemente cuál es nuestra meta, para que esta se convierta en una obsesión personal.
Las metas deben ser claras y deben tener un límite de tiempo.
El monto que queremos ganar es una representación de la imagen que tenemos de nosotros mismos. Si se desea ganar más, es preciso cambiar el modo a través del cual creamos y proyectamos nuestra imagen. Todo lo que nos sucede es el resultado de nuestros pensamientos. La vida será exactamente como nos la figuremos.
Todas las personas exitosas, independientemente del área en la que se desempeñen, han ignorado las objeciones de los intelectuales o pensadores racionales. Lo más importante es seguir nuestros pensamientos, sin importar la opinión de los demás.
Nuestros pensamientos pueden ser influenciados sólo en la medida en que así lo deseemos. El razonamiento y la lógica son importantes para lograr el éxito, pero son sólo instrumentos.
Para comenzar, es preciso imponerse una meta audaz pero posible. Escribamos en un pedazo de papel, por ejemplo: “en seis años seré millonario”. Fírmelo y colóquele la fecha de hoy. Finalmente, ponga el pedazo de papel donde lo pueda ver frecuentemente.
Principio 2: El carácter es igual al destino La velocidad con la que las metas son logradas es proporcional
a nuestro carácter. Mientras más poderosos sean nuestros pensamientos, más fuerte será nuestro carácter y con mayor celeridad lograremos nuestras metas. Hacernos con el control de nuestros pensamientos, a través de la auto-repetición, mejorará directamente nuestra situación financiera. La manera de volverse rico es desearlo fervorosamente.Por lo general, cuando la imaginación y la lógica entran en conflicto, la primera se sobrepone a la segunda. En otras palabras, un pensamiento, aunque sea falso, tendrá algún efecto si creemos que es cierto. La manera de lograr la fe de que se obtendrá algo es repetirlo constantemente. Lo mejor de
este método es que funcionará aun cuando no creamos en su efectividad.
Es una técnica de autosugestión:
1. Escriba su meta en un pedazo de papel. Hágalo detalladamente y póngale una fecha límite.
2. Repita su meta en voz alta todos los días por lo menos 50 veces.
Al principio no será sencillo repetir la meta 50 veces. Tras diez repeticiones, nuestra mente comenzará a vagar. Concéntrese de nuevo y empiece desde cero otra vez, hasta que logre las 50 repeticiones. Si no es capaz de llevar a cabo este simple ejercicio, no podrá hacerse rico.
A medida que se repite la fórmula, comenzará a notar ciertos cambios en su vida. La meta parecerá cada vez más natural. Se volverá parte de nuestra vida del mismo modo que lo era la estrecha imagen que teníamos de nosotros mismos.
El subconsciente trabajará a nuestro favor si lo logramos programar de esta manera. Si le ordenamos que nos haga millotarios, nos llevará por el camino de la riqueza. Recuérdele diariamente que esta es su misión, hasta que la meta se vuelva una obsesión.
Principio 3: La verdadera felicidad
¿En qué se desempeñaría usted si fuera millonario? ¿En qué gastaría su tiempo si este fuera su último día en la Tierra?
Dedíquese a algo que lo apasione. De este modo, el trabajo se volverá una actividad emocionante.
En su búsqueda de riqueza, no olvide que perder su felicidad será perderlo todo. El dinero es un excelente esclavo, pero un pésimo amo. La clave del éxito depende de que respondamos honestamente la siguiente pregunta: “si me fuera a morir mañana, ¿podría decir justo en el momento de mi muerte que he logrado todo lo que me había propuesto hacer hoy?” La gente infeliz hará algo totalmente diferente a lo que hace normalmente, mientras que la gente feliz hará exactamente lo que hace todos los días. El único modo de dejar este mundo complacidos, es lograr todas las metas que nos habíamos establecido día a día.
Los millonarios sienten pasión por lo que hacen. Para estos, el trabajo se ha vuelto un pasatiempo. Esa es la razón por la que la mayoría de los ricos no toman vacaciones y continúan trabajando aún después de haberse convertido en millonarios.
¿Por qué privarse de lo que más les gusta?
Procure morir con el siguiente pensamiento en mente: “Me rehúso a morir sin haber tenido el coraje de hacer lo que quería. No quiero morir porque la sociedad me engañó, se llevó lo mejor de mí y aniquiló mis sueños”.
Para volverse millonario es preciso disfrutar de nuestro trabajo.
Quienes se mantienen en un trabajo que detestan serán doblemente penalizados. Por una parte, el trabajo les pesará; y, por la otra, nunca serán ricos. La mayoría de las personas están encerradas en esta paradoja. ¿Por qué? Porque no conocen las reglas del éxito y porque sienten miedo. Malgastan sus vidas y las oportunidades de tener éxito, aferrándose a una seguridad que es, en el mejor de los casos, mediocre. Sus mentes no son
lo suficientemente fuertes como para ver la realidad.
Formúlese las siguientes preguntas:
1. Si tuviera en estos momentos un millón de dólares en el banco, ¿qué haría hoy?
2. Si fuera a morir mañana, ¿qué haría con mi tiempo hoy?
La respuesta a estas dos preguntas identificará el área en la que deberíamos estar trabajando para hacer nuestra fortuna. Encuentre una carrera que le encante y a la cual se dedicaría incluso si fuera rico y no tuviera mucho tiempo. Aplíquele todas sus energías.
Finalmente, repita 50 veces al día, en voz alta: “cada día, estoy mejorando y mejorando, en todos los sentidos”.
Principio 4: La tranquilidad es la mayor manifestación de poder
La tranquilidad es un resultado directo de la concentración dirigida. Cuando nuestra mente ha alcanzado un alto nivel de concentración en lo que estamos haciendo, obtenemos paz interna o tranquilidad.
Viviremos más en el presente en la medida en que más nos concentremos en lo que estamos haciendo. De este modo, nos mantendremos absortos en nuestro quehacer, y dejaremos de ver la vida a través de una nebulosa película de sueños.
La concentración es la clave del éxito en todas las facetas de la vida. Incrementar nuestro poder de observación nos hará más realistas en el sentido más propio de la palabra. En vez de comernos las uñas frente a los problemas, nos dedicaremos a resolverlos. Nuestra capacidad de trabajo estará en función de nuestra capacidad de concentrarnos. Cuando nuestra mente logra un alto nivel de concentración, adquirimos una capacidad formidable de resolver problemas. La imagen que tenemos de nosotros cambiará a medida que entendemos por qué hemos sido puestos en el lugar en el que estamos. Experimentaremos el sentido del destino. Y un sentimiento de aceptación se deslizará por nuestras mentes.
Cada día, después de repetir sus metas, repita:
“Seré imperturbable, porque soy Dios”.
“Puedo lograr cualquier cosa, nada es imposible mientras sea el dueño de mi propio destino”.
Principio 5: La orden de la rosa
La rosa ha sido históricamente un símbolo de la vida. Entenderemos esto cuando obtengamos control sobre nuestras mentes y profundicemos nuestra habilidad para concentrarnos.
Cuando nuestras mentes se vuelvan lo suficientemente fuertes, los sueños y la realidad coincidirán.
Cada vez que la vida se vuelva demasiado pesada, o cuando tengamos dudas acerca de nosotros o nuestras habilidades, piense en una rosa y recuerde lo que significa. Cada prueba, error o problema es como la espina que un día se convertirá en magníficos pétalos. El sufrimiento lleva a la luz y nos permitirá alcanzar la belleza. Las espinas son la experiencia; los problemas y obstáculos por los que debemos pasar para entender la verdadera belleza de la existencia.
Normalmente se cree que es difícil hacer dinero y que es necesario trabajar duro para obtenerlo. Pero, en realidad, el valor del trabajo está en que endurece la fibra de nuestras mentes y nos obliga a pensar más. Cuando ganamos mucho dinero, descubrimos que nuestra actitud es lo que cuenta; el poder de nuestros deseos y el hecho de haber sido capaces de canalizar dicho deseo a través de una meta monetaria.
La mayoría de las personas fallan porque se rehúsan a hacer este tipo de cosas. Esta es la razón por la cual se ven obligados a realizar trabajos poco atractivos para ganarse la vida. Cuando necesitamos dinero, lo obtendremos sólo si estamos seguros de que así será. Deshágase de las dudas repitiendo pensamientos
positivos.
Guarde cada día un poco de tiempo para pensar en una rosa. Obsérvela por períodos de tiempo cada vez más largos. Cuando sea capaz de hacer esto durante veinte minutos seguidos, su capacidad de concentración será excelente. Si nuestro corazón se vuelve una rosa, nuestra vida será trasformada.
Principio 6: El dinero es simplemente libertad
El dinero es sólo un medio para conseguir un fin; no un fin en sí mismo. Nos da libertad para alcanzar nuestras metas. Alcanzamos nuestra libertad gracias a medios financieros que creemos poder alcanzar.
El dinero obedece la ley de la abundancia. Debe correr libremente para que se multiplique. La posesión más preciada del hombre es la Libertad. La riqueza brinda libertad. Gracias a esta última, muchos espejismos desaparecerán. Además, entenderemos que la verdadera libertad está en el desprendimiento;
la mayor forma de libertad.
Nunca pierda de vista la verdadera naturaleza de la riqueza. No permita que la búsqueda de la misma se vuelva una tarea abrumadora. Esfuércese por obtener la libertad de alcanzar sus metas a través del dinero.

Visitas: 135

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social de Profesionales de Real Estate e Inmobiliarias para agregar comentarios!

Participar en Red Social de Profesionales de Real Estate e Inmobiliarias

ANUNCIOS

© 2019   Creado por Alberto Vrillaud.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio